Protegiendo al menor

Ayúdale a crecer seguro y feliz.

Los pequeños de nuestras familias son los más vulnerables cuando se trata de ver cualquier contenido audiovisual. Por eso debemos estar cerca cuando ellos ven televisión o cualquier otro contenido multimedia, para conocer qué ven, a qué juegan, qué les emociona, qué les genera dudas, quién les embelesa, por nombrar solo algunas de las sensaciones que nuestros hijos pueden sentir ante una pantalla.

Te sugerimos que visites TV Infancia, de la Secretaría de la Comisión Mixta de Seguimiento del gobierno español (http://www.tvinfancia.es), donde encontrarás información que te ayudará a proteger a los tuyos.

En cualquier caso, nos hemos permitido poner a continuación los puntos más relevantes del Código de Autorregulación sobre contenidos televisivos e infancia, firmado por

TVE (http://www.rtve.es/television/)

Antena 3 (http://www.antena3.com/)

Telecinco (http://www.telecinco.es/)

Cuatro (http://www.cuatro.com/)

Forta (http://www.forta.es/)

Veo (http://www.veo.es/)

NET TV (http://www.nettv.es/)

La Sexta (http://www.lasexta.com/)

y que hemos obtenido en la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (http://www.minetur.gob.es/telecomunicaciones/mediosaudiovisuales/Paginas/Index.aspx):

  • Los menores tienen el derecho a que su imagen y voz no sean utilizadas en los servicios de comunicación audiovisual sin su consentimiento o el de su representante legal, de acuerdo con la normativa vigente. En todo caso, está prohibida la difusión del nombre, la imagen u otros datos que permitan la identificación de los menores en el contexto de hechos delictivos o emisiones que discutan su tutela o filiación.
  • Está prohibida la emisión en abierto de contenidos audiovisuales que puedan perjudicar seriamente el desarrollo físico, mental o moral de los menores, y en particular, programas que incluyan escenas de pornografía o violencia gratuita. El acceso condicional debe posibilitar el control parental. Aquellos otros contenidos que puedan resultar perjudiciales para el desarrollo físico, mental o moral de los menores solo podrán emitirse entre las 22 y las 6 horas, debiendo ir siempre precedidos por un aviso acústico y visual, según los criterios que fije la autoridad audiovisual competente. El indicador visual habrá de mantenerse a lo largo de todo el programa en el que se incluyan dichos contenidos.
  • Asimismo, se establecen tres franjas horarias consideradas de protección reforzada tomando como referencia el horario peninsular: entre las 8 y las 9 horas y entre las 17 y las 20 horas en el caso de los días laborables y entre las 9 y las 12 horas sábados, domingos y fiestas de ámbito estatal. Los contenidos calificados como recomendados para mayores de 13 años deberán emitirse fuera de esas franjas horarias, manteniendo a lo largo de la emisión del programa que los incluye el indicativo visual de su calificación por edades.
  • Los programas dedicados a juegos de azar y apuestas, sólo pueden emitirse entre la una y las cinco de la mañana. Aquellos con contenido relacionado con el esoterismo y las paraciencias, sólo podrán emitirse entre las 22 y las 7 de la mañana. En todo caso, los prestadores del servicio de comunicación audiovisual tendrán responsabilidad subsidiaria sobre los fraudes que se puedan producir a través de estos programas. Quedan exceptuados de tal restricción horaria los sorteos de las modalidades y productos de juego con finalidad pública.
  • En horario de protección al menor, los prestadores del servicio de comunicación audiovisual no podrán insertar comunicaciones comerciales que promuevan el culto al cuerpo y el rechazo a la autoimagen, tales como productos adelgazantes, intervenciones quirúrgicas o tratamientos de estética, que apelen al rechazo social por la condición física, o al éxito debido a factores de peso o estética. Las comunicaciones comerciales no deberán producir perjuicio moral o físico a los menores. En consecuencia tendrán las siguientes limitaciones:
    • No deben incitar directamente a los menores a la compra o arrendamiento de productos o servicios aprovechando su inexperiencia o credulidad.
    • No deben animar directamente a los menores a que persuadan a sus padres o terceros para que compren bienes o servicios publicitados.
    • No deben explotar la especial relación de confianza que los menores depositan en sus padres, profesores, u otras personas.
    • No deben mostrar, sin motivos justificados, a menores en situaciones peligrosas.
    • No deben incitar conductas que favorezcan la desigualdad entre hombres y mujeres.
    • Las comunicaciones comerciales sobre productos especialmente dirigidos a menores, como los juguetes, no deberán inducir a error sobre las características de los mismos, ni sobre su seguridad, ni tampoco sobre la capacidad y aptitudes necesarias en el menor para utilizarlas sin producir daño para sí o a terceros.
  • Cuando se realice el servicio de comunicación audiovisual mediante un catálogo de programas, los prestadores deberán elaborar catálogos separados para aquellos contenidos que no deban ser de acceso a menores.