Archives

Author Archive for: ‘admin’

  • Lopez De Rego 2

    Fernando López de Rego: “Se aprende más por imitación que en base a los mensajes verbales que se nos dirigen”

    Esta entrevista (*) se realiza con motivo de la entrega del

    XIII Premio Hermes a D. Fernando López de Rego.
    Para acercar a todos esta personalidad comunicadora vinculada a un perfil profesional paralelo al nacimiento europeo español y una trayectoria solidaria abierta a la sociedad que le rodea.

    Fernando López de Rego ha sido Diplomático de la Unión Europea hasta que se estableció en Alicante hace 22 años tras ser nombrado primer Jefe del Servicio Jurídico y Contencioso de la EUIPO (Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea), antes OAMI (Oficina de Armonización del Mercado Interior). Posteriormente el Consejo de Ministros de la Unión Europea le nombró Miembro de las Salas de Recurso de dicha agencia europea.

    Fernando López de Rego, criado en Cataluña, comenzó su andadura por el mundo con tan solo 17 años, cuando con esa edad obtuvo una beca para estudiar en Estados Unidos, incluyendo un curso de Relaciones Internacionales en la Universidad de Minnesota. A su regreso se licenció en Derecho por la Universidad de Barcelona y posteriormente se diplomó en Comunidades Europeas y obtuvo el título de traductor/intérprete jurado en inglés y francés en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

    Ejerció la abogacía en importantes bufetes españoles y en 1982 entra en el Servicio Jurídico de la Comisión Europea, formando parte del equipo que materializó la adhesión de España a la Comunidad Europea. Siguió entonces en Bruselas, desarrollando tareas de mediación en conflictos, negociación y redacción de convenios internacionales, como administrador principal en la Unidad Jurídica para Relaciones Exteriores y Cooperación de la Comunidad Europea.

    En 1990 se convierte en el Primer Consejero y Encargado de Negocios de la Delegación de la Comunidad Europea para Chile y Argentina, cuya sede en Santiago de Chile, le lleva a residir en este país con continuos viajes a Argentina.

    La profunda convicción mediadora, tolerante y por encima de todo respetuosa con sus congéneres, de Fernando López de Rego consiguió importantes consensos y acuerdos diplomáticos en Mauritania, Marruecos y Senegal; siempre sabiendo escuchar y equilibrando todas las propuestas, hasta allanar terrenos humanos y fronteras físicas.

    Experto en Cooperación y política internacional, Derecho, Sociología, Espiritualidad… Fernando López de Rego ha sido y es ponente indispensable en múltiples universidades de los cinco continentes. Algunos de esos lugares donde ha impartido conferencias, a modo de muestreo, son: Alemania, Armenia, Bolivia, Chipre, Ecuador, Egipto, Perú, Rumania o Suiza.

    Fernando López de Rego en Calcuta

    Fernando López de Rego en Calcuta

    Tal como se recogía al inicio, la ciudad de Alicante acoge a Fernando López de Rego como Jefe del Servicio Jurídico y Contencioso y miembro de las Salas de Recurso de la OAMI -hoy EUIPO-. Y fue en la vecina ciudad de Elche, donde su amigo Antonio Mesas, quien lleva 15 años viviendo en Calcuta, le pregunta por el libro sobre Santa Teresa de Calcuta que llevaba ya tiempo rogando tomara en consideración. Fernando López de Rego que, durante más de dos años, no había contestado de manera afirmativa a esta solicitud, sella en Elche su compromiso para escribir el libro Teresa de Calcuta, la persona, su ópera prima en este género. El libro sobre la persona de la hoy Santa Teresa de Calcuta.

    “Cuando dejamos de lado la obsesión por las vicisitudes de nuestro personaje, de nuestro pequeño ego, para servir a los otros, la alegría brota en nuestro interior”

     

    Fernando López de Rego

    ¿Qué le impulsó a ser Abogado y estudiar idiomas?

    La opción por la abogacía fue el resultado de una irresistible inercia familiar, la cual supuso que ni llegase a plantearme otras alternativas; por la vía paterna soy la sexta generación de licenciados en Derecho. Coadyuvó sin duda el que las matemáticas se me atragantasen bastante pronto.
    El gusto por los idiomas -en sí, y como vía de acceso a otros universos- fue alentado por mi padre, que había renunciado a la carrera diplomática por consideraciones familiares.

    ¿Ha habido alguna persona que haya sido modelo para Vd.?

    La figura paterna ha sido decisiva, no sólo como modelo sino también por el interés y sutil inteligencia con que se empleó mi padre para que mi educación fuese lo más integral posible. Un ejemplo: con 13 años pasé medio verano recogiendo cebollas en un pueblo de la Cataluña rural, conviviendo las 24 horas del día con temporeros almerienses. Por cierto, Juanito, el más viejo de ellos, analfabeto, ha quedado en mi memoria como uno de los modelos de actitudes y virtudes que la vida me ha regalado.

    Vd. que conoce cómo se trabaja y es colaborador asiduo en importantes acciones humanitarias díganos, ¿cómo definiría el sentimiento de hacer algo por los demás?

    Me remito a los grandes sabios de todas las latitudes (Séneca, Tagore, Tolstoi…), quienes coinciden en que ese sentimiento es la alegría.
    En el desierto de Atacama, en la jungla senegalesa, en las estribaciones de los Himalayas, he conocido personas cuya evidente paz y felicidad -irradiada y confesada- resultaba llamativa, en particular por el contraste entre lo “exitosas” que podrían haber sido sus vidas y el anonimato de su servicio a los ancianos aymara, las poblaciones tribales o los leprosos bengalíes. Paradójico, pero mil veces comprobado: cuando dejamos de lado la obsesión por las vicisitudes de nuestro personaje, de nuestro pequeño ego, para servir a los otros, la alegría brota en nuestro interior. Tagore, que tan cautivadoramente aunaba belleza y sabiduría, tiene un pequeño poema para ilustrar esa paradoja; su verso final: “Serví y vi que el servicio era alegría”.

    Vd. que ha trabajado en los ámbitos de la abogacía nacional e internacional; mediación y negociación; profesor y conferenciante, entre otros, en diversos países de Europa, Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, Egipto, Estados Unidos y Perú, díganos, ¿hasta dónde es importante la claridad, concreción, tolerancia y responsabilidad en los mensajes y comunicaciones en las relaciones internacionales y relaciones entre los diferentes países?

    La claridad es necesaria para la inteligibilidad de los mensajes. La concreción, relacionada con la claridad, exige excluir de los mensajes lo no esencial, lo que no concierne directamente a lo tratado. Y la conjunción de ambas posibilita hacer una interpretación literal -objetiva por tanto- de los mensajes, evitando así tener que recurrir a modos subjetivos -y por ello con resultados potencialmente dispares- de interpretación, como lo son la interpretación lógica, histórica o sistemática de que hablaba el jurista francfortés Friedrich von Savigny al aludir a lo que nos aboca la falta de claridad de las palabras.

    “La educación de los hijos no empieza cuando estos nacen o llegan al uso de razón; empieza como mínimo 20 años antes de que nazcan, cuando construimos lo que luego vamos a irradiar”

     

    Ejemplos y modelos

    ¿Cree Vd. en los ejemplos, los modelos, aquellas personas que nos rodean y de quien incorporamos conductas?

    Totalmente. Es hoy un lugar común en Psicología que se aprende más por imitación que en base a los mensajes verbales que se nos dirigen. Einstein llegó incluso a decir que “el ejemplo no es la mejor manera de enseñar; es la única”. Por ello, la educación de los hijos no empieza cuando estos nacen o llegan al uso de razón; empieza como mínimo 20 años antes de que nazcan, cuando construimos lo que luego vamos a irradiar.

    Vd. que ha escrito una biografía sobre la Madre Teresa de Calcuta, hoy ya Santa Teresa de Calcuta, díganos ¿cuál o cuáles cree Vd. que es/son el/los mensaje/s que Santa Teresa de Calcuta transmite con su ejemplo a la sociedad, a los hombres y mujeres del mundo actual?

    Una santa de la magnitud de la Madre Teresa es una mensajera para sus coetáneos. Implícitos en sus actitudes y explícitos en sus palabras, encontramos mensajes para los urbanitas posmodernos que somos nosotros, a quienes nos ha tocado vivir nada menos que un período de cambio de época, cambio de paradigma cultural incluso. Resumiendo algunos de sus mensajes:

    -la vida y la dignidad del ser humano son los valores en la cúspide de la escala. Por ello tiene sentido que Teresa y sus hermanas consagren su vida a los que para el utilitarismo imperante -una forma de neopaganismo- no valen nada para el sistema productivo.

    -en un momento de cambios acelerados, la tentación del relativismo valórico y moral es grande. Respecto del riesgo de caer en actitudes acomodaticias, de veleta, Teresa nos da un ejemplo de firmeza y perseverancia hasta el final en las opciones vitales -en su caso su respuesta a Jesucristo- por encima de todas las dificultades. Ella pudo, por ello, con una enorme sonrisa, poco antes de morir, decirle a una amiga: “My work is done” (“Mi tarea está hecha”).

    -en cuanto a las estériles, pero cada vez más generalizadas, actitudes de queja, crítica, lamentación o victimismo, tenemos en ella un ejemplo de autorresponsabilización, autocrítica, autoexigencia. “Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo”, solía decir, citando al Mahatma Gandhi.

    -el fruto del silencio es… la paz”. Una hiperactiva como la Madre Teresa consideraba que la acción exterior no tiene sentido si no se nutre de espacios de “tiempo virgen” consagrados al silencio, a ser, a eventualmente escuchar; como contrapuestos al hacer, al hablar.

    -nadie puede hacerse cargo de todo el sufrimiento del mundo. “Está muy atento, sin embargo, a identificar aquella parte de ese sufrimiento para cuyo alivio se cuenta específicamente contigo” nos decía. Será una contribución muy pequeña, una gota en el océano…” pero el océano no sería exactamente el mismo si le faltara esa gota”.

    En la presentación de su libro en el Rotary Club de Pozuelo de Alarcón (Madrid)

    En la presentación de su libro en el Rotary Club de Pozuelo de Alarcón (Madrid)

     

    ¿Qué encontró en el modelo de vida de Santa Teresa de Calcuta para pensar “voy a escribir una biografía sobre su vida”, “voy a dedicar mi tiempo a estudiar la vida de Santa Teresa de Calcuta”?

    El libro no fue en absoluto idea mía. Fue de Antonio, a quien conocí en Calcuta, en donde él reside desde hace 15 años. Durante dos años no dejó de escribirme cada mes para recordarme su sugerencia de que escribiese un libro sobre ella. Finalmente, en diciembre de 2011, cuando vino a España para renovar su visado, me dijo un día con tono entre apremiante y compungido que estaba muy preocupado porque el tiempo pasaba y veía que yo no me tomaba en serio lo del libro. De repente sentí que debía intentarlo. Decidí, eso sí, ya de entrada, que no sería un libro dulzón, apriorísticamente encomiástico. Sería una contribución objetiva, rigurosa, académica para que creyentes y no creyentes por igual pudiesen penetrar en el universo de la persona más universalmente admirada como referente moral de la segunda mitad del siglo XX.

    “El que viene a trabajar a la EUIPO, no quiere casi nunca marcharse. Probablemente ninguna otra agencia europea provoca tal grado de deseo de radicarse en el lugar de su sede para siempre”

     

    Europa, España y Alicante.-

    Vd. que ha formado parte del equipo del Servicio Jurídico de la Comisión Europea (Bruselas) que realizó las negociaciones de adhesión de España a la Unión Europea, ¿se siente Vd. un poco protagonista de la Historia de España?

    Protagonista nada en absoluto, pues mi trabajo era meramente instrumental en relación con las decisiones adoptadas en el nivel político. Sí me sentí, en cambio, espectador privilegiado de un fascinante proceso, ese sí, histórico para España.

    ¿Cómo era la Europa que Vd. conocía entonces y cómo definiría la Europa actual?

    La Europa de los ochenta era más pequeña y homogénea y vivía con entusiasmo la aventura de la integración tras haber superado la grave crisis detonada en la década de los 70 por el alza brusca de los precios del petróleo, con todas sus secuelas, para empezar, de desempleo masivo.
    Hoy somos nada menos que 28 países, más heterogéneos, y con el Reino Unido dirigiéndose hacia la puerta de salida. Nos enfrentamos además a retos importantes que tienen que ver con la dependencia energética, las deslocalizaciones industriales hacia otros continentes, la crisis de los refugiados y el auge de los populismos, reticentes o abiertamente hostiles al proyecto europeo. Y de la supranacionalidad de entonces nos estamos deslizando hoy cada vez más hacia la intergubernamentalidad. Dicho de otro modo: el centro de gravedad del poder se aleja de las instituciones de la Unión para situarse en los gobiernos de los Estados Miembros.

    Vd. que ha trabajado en la sede alicantina de la OAMI (Oficina de Armonización del Mercado Interior), (ahora EUIPO –Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea-), ¿cómo se percibe la provincia de Alicante desde Europa?

    Alicante es para la Unión Europea una de las contadas ciudades en que radican las sedes de sus instituciones y agencias. La EUIPO es además una agencia de gran tamaño y altamente exitosa, muy integrada en la ciudad de acogida. Su implantación aquí ha constituido un hito en la historia de la provincia, tanto por lo que la EUIPO directamente genera como por todo lo que arrastra, que es muchísimo. Y una constatación significativa: el que viene a trabajar en esta agencia, no quiere casi nunca marcharse. Probablemente ninguna otra agencia europea provoca tal grado de deseo de radicarse en el lugar de su sede para siempre.

    (*) Esta entrevista es la parte I de II, que se publicará próximamente.