Archives

Monthly Archive for: ‘marzo, 2019’

  • FOTO PAGINA 4 IZ E1553948701142

    La poesía como acto de comunicación

    La poesía es imagen, síntesis, un rayo que sacude la conciencia en busca de la belleza y el misterio. El poeta es un mago, un druida de las palabras, un profeta, un oráculo que nos habla del bien, del mal, de la verdad, de la belleza.

    La poesía es una imagen con infinidad de rostros, que nos interpela en el fondo de las conciencias. En la poesía, el poeta abre su alma y nos hace partícipes de sus emociones más íntimas, utilizando para ello un lenguaje críptico, cargado de simbolismo. Aunque el poeta habla de todo lo divino y lo humano, de todo lo que acaece a su alrededor, desde lo más nimio a lo más sublime, su mensaje no va dirigido a todo el mundo. Los lectores de poesía son rara avis, como los oyentes de música clásica, que buscan en el silencio de la poesía una respuesta a todas las incógnitas que la existencia humana nos plantea. El lector se hace partícipe de esa emoción que surge, como un volcán en erupción, de la palabra y encuentra en ella una paz, parecida a la que proporciona la contemplación de la Naturaleza en sus manifestaciones más espectaculares: la cumbre helada, el mar embravecido, la noche oscura, el bosque frondoso. El lector se eleva por encima de las miserias humanas o, tal vez, desciende al fondo de ellas, pero en cualquier caso necesita silencio, no estar aturdido por el ruido del mundo, del consumismo o de la superficialidad que nos acecha en esta sociedad tan vertiginosa. La poesía requiere calma y contemplación. Ir a otro ritmo, más lento, para poder escuchar el latido del corazón del poeta o el de la humanidad entera. Solo unos pocos están dotados del don divino de la poesía: los que la escriben y los que la leen. La poesía es un acto de comunicación, sí, pero con un código distinto al de la mayoría de los mortales.

    Decía Antonio Machado que la poesía es el diálogo del hombre con su tiempo. Yo me atrevería a decir que es el diálogo del hombre con el tiempo: el pasado, el presente, el futuro. El pasado en forma de recuerdos, el tempus fugit. El presente con ese deseo de eternidad que todos tenemos y el futuro, con el miedo a la muerte. Tal vez, la poesía sea solo eso: un intento de alcanzar la eternidad a través de la palabra.

    Asun Blanco de la Lama

    Profesora de Instituto y escritora

    FOTO-PAGINA-4-IZ

    FOTO-PAGINA-4-IZ-BIS

Page 1 of 712345»...Last »